Maridaje con ceviche caribeño

Maridaje de vinos con ceviche caribeño

Como pasa con otras recetas muy conocidas, el origen del ceviche es incierto.

Algunos sostienen que procede de un potaje a base de pescado mezclado con el jugo de frutos tropicales que elaboraban aborígenes del norte del actual Perú, esclavas de los colonizadores españoles.

Otra teoría hace alusión al posible origen árabe de la palabra ceviche, "sibech" palabra que se usaba para hacer referencia a comidas ácidas, elaboradas por esclavas moriscas llevadas a Latinoamerica por sus amos españoles. Mezclaban zumo de naranja agria o limón con pescados.

Lo que está claro es que la base de este plato es la combinación de pescado crudo (o marisco) con el zumo de frutos con una base fuertemente ácido. Esta mezcla hace que el pescado quede cocinado (o escabechado). Cebolla, ají y sal son los otros ingredientes que nunca pueden faltar.

Los colonizadores españoles expandieron el plato a todas las colonias, y hoy en día es un plato típico de toda América Latina, desde Méjico hasta Argentina y en cada región se han incorporado nuevos ingredientes haciendo variaciones a la receta básica, adaptándola a los gustos locales. Lo que es indiscutible es que el ceviche más famoso en todo el mundo es el peruano, país que le dedica un Día Nacional, el 28 de junio y dónde se ha proclamado como Patrimonio Cultural.

En Vinatería Rosaluna hemos optado por una receta más de estilo caribeño, en la que se incorporan la maracuyá y el aguacate como ingredientes que acompañan a la lubina, que es el pescado elegido para ser la base del plato. En nuestras sesiones de cata, buscamos vinos con buena acidez y textura algo densa para que sean el mejor maridaje.

Maridaje steak tartar y vinos del mundo

Steak Tartar y vinos del mundo

¿Quién no conoce el plato conocido como steak tartar?

Presente en muchas cartas y con muchas variaciones en su receta, el protagonista es la carne cruda. Lo más habitual es mezclarla con zumo de limón, alcaparras, pepinillos y la salsa Worcestershire y que macere durante un tiempo para que la carne absorba todos los aromas y sabores.

El origen es incierto: hay quien dice que viene de una costumbre del pueblo mongol de llevar la carne debajo de la silla del caballo, de un lado para otro, para así ablandarla y poderla consumir (aunque el objetivo pudiera ser aliviar las llagas del animal). Otros dicen que proviene de la Polinesia Francesa donde era muy habitual comer carne cruda. De ahí se introdujo en la gastronomía del país galo y a mediados del siglo XX, se mezcló con la conocida salsa tártara.

El próximo 30 de septiembre en Vinatería Rosaluna haremos un homenaje a este famoso plato, y será el invitado para maridar en una cata también especial, porque se degustarán cinco vinos de distintos países fuera de Catalunya y España. Creemos que un plato con tantos sabores y una textura melosa puede ir bien con tintos, blancos e incluso espumosos. Tintos, delicados, con fruta y alta acidez. Blancos, con cierta crianza o paso por lías para que tengan una textura densa. Espumosos con buena acidez y burbuja integrada.

Para mayor información y reservar tu plaza, puedes consultar en nuestro Facebook aquí